10 Errores típicos al montar un bar o restaurante

¿Quieres abrir un bar o restaurante? Es una buena opción de negocio no carente de riesgo, pues buena parte de los negocios de hostelería nuevos acaban cerrando al poco tiempo de estar en marcha. ¿Cómo conseguir que mi negocio funcione? Además de tener en cuenta una serie de consejos para averiguar si tu idea va a ser viable, conviene evitar errores comunes que nos ahorrarán más de un disgusto. objetivos hosteleria

Los principales errores en hostelería tienen que ver con fallos de planificación y gestión, falta de experiencia, y por no contar con la financiación adecuada, entre otros. A continuación detallamos 10 errores típicos al montar un bar o restaurante:

1. Ir con prisa

Las prisas no son buenas consejeras, y menos para montar un negocio. A la hora de abrir un bar o restaurante, al igual que sucede con cualquier tipo de empresa, es necesario planificar previamente e ir formando a partir de nuestra idea un modelo de negocio concreto. ¿Qué tipo de restaurante quiero abrir? ¿A qué clientes voy a dirigirme? ¿Cuál será mi competencia?

Un paso fundamental es elaborar un plan de negocio, en el que quede plasmado todo el concepto, incluyendo el punto de partida, nuestros objetivos, cuenta de explotación, acciones de marketing, etc. Sólo entonces podremos pasar a la acción.

2. Elegir el local más barato o una oportunidad de traspaso

menaje-para-restaurantes2El local es una elección muy importante a la hora de abrir un negocio de hostelería. Es fundamental realizar un estudio de mercado y de la zona, para ver si sería el lugar ideal para montar tipo de negocio que estamos pensando.

Un error común consiste en dejarse llevar por alquileres baratos sin hacer antes un estudio de la zona. Hay que desconfiar de precios excesivamente bajos en relación con la zona en la que nos encontramos, sin haber comprobado los motivos de ese precio económico.

Lo mismo sucede con los traspasos, en los que es importante averiguar los motivos, ya que no es lo mismo una jubilación que el traspaso por pérdidas económicas.

Y también tenemos el caso contrario en lo que respecta al precio del local. Un error común consiste en hacer una previsión de ingresos bastante optimista y en función de eso calcular nuestros costes, lo que nos permitiría poder elegir un local con un gran coste. Es importante hacer una valoración de los costes realista y un tanto conservadora, porque tocamarerodos los comienzos son duros y no debemos ahogarnos con un coste de local por encima de nuestras posibilidades.

3. No formarse o contratar personal inadecuado

Existe la falsa creencia de que abrir un bar es sencillo, pero al igual que sucede con todos los negocios, se trata de un proceso complicado en el que hay que tener en cuenta múltiples variables. Por eso, es fundamental formarse para emprender el negocio y rodearse de personas con experiencia adecuada.

Un error habitual consiste en contratar a familiares o amigos como personal, sin que cuenten con experiencia profesional en hostelería. Sin formación y experiencia adecuada no podemos ofrecer un buen servicio a nuestros clientes, con lo que lo más probable es que nuestro negocio fracase.

4. Desconocer los costes exactos

Antes hablábamos del local, que es un factor muy importante dentro de los costes que vamos a tener. Muchas veces el futuro empresario se centra en los ingresos que espera obtener y en los costes principales, pero olvida otros costes menores pero igualmente importantes. Elaborar una cuenta de explotación es paso obligado antes de emprender cualquier tipo de negocio.

5. Descuidar la diferenciación

vajilla arcorocExisten miles de negocios de hostelería, por lo que es fundamental diferenciarse si queremos que el nuestro funcione. En la planificación previa tenemos que fijar exactamente qué tipo de negocio queremos abrir, cómo vamos a presentarlo al cliente, qué tipo de bebida o comida ofreceremos, y en qué vamos a ser diferentes con respecto a la competencia.

Una vez definidos esos conceptos, debemos apostar tanto por la innovación (un aspecto que tendremos que cuidar durante toda la vida de nuestro negocio), así como por la búsqueda de la excelencia en el servicio prestando atención a cada detalle de nuestro negocio.

6. Olvidarse del marketing

¿De qué nos sirve tener un negocio atractivo y diferenciado si no lo damos a conocer? Muchas veces se destina todo el presupuesto económico a diversas partes de nuestra empresa obviando el marketing. La promoción del negocio es uno de los aspectos fundamentales para que éste funcione y siga manteniendo una buena actividad con el paso del tiempo.

Aunque el boca a boca también dará buenos resultados si prestamos un buen servicio, no es suficiente para hacer que nuestro negocio funcione con todo su potencial. Por ello, en nuestro plan de negocio debemos incluir un plan de marketing en el que se especifiquen las acciones y el presupuesto que vamos a destinar a promocionar nuestro bar o restaurante.

7. Sufragar todos los costes con financiación externa

Un error frecuente consiste en no contar con un colchón económico suficiente de recursos propios para afrontar el negocio. No es viable pretender abrir un negocio de hostelería si no contamos con recursos propios. La financiación es una parte importante del negocio, pero no podemos apostar el 100% de nuestro negocio con ese tipo de inversión, ya que es muy arriesgado en el caso de no prosperar.

8. Hacer una carta muy extensa

Confeccionar la carta adecuada para nuestro restaurante es un paso imporante. Un error habitual consiste en elaborar una carta extensa con todos los tipos de comida posible (bocadillos, pizzas, menú, carta de platos, arroces, cocina internacional, gastronomía española…). En contra de lo que pueda parecer a simple vista, es un error que conviene evitar ya que nos impide especializarnos y propicia ofrecer productos de baja calidad.

Lo ideal es adecuar nuestro tipo de comida al modelo de negocio que vamos a ofrecer, y fijar unos precios por cada plato teniendo en cuenta nuestros costes y previsión de ingresos. Si quieres conocer las sobre cómo elaborar una buena carta de restaurante, te recomendamos este post.

9. No dedicar tiempo suficiente a gestionar el negocio

blogarcorocLlevar un negocio de hostelería requiere una gran dosis de esfuerzo. Tenemos que estar dispuestos a trabajar una larga jornada, incluso aunque tengamos varios empleados contratados. Tenemos que dedicar tiempo no sólo al día a día del bar o restaurante, sino a la gestión del negocio en sí mismo, búsqueda de proveedores, acciones promocionales… Conviene no delegar estos aspectos importantes en nuestros empleados, a no ser que contemos con un gerente que no seamos nosotros mismos. Aún en este caso, siempre hay que estar muy pendiente de cómo se está gestionando el negocio.

10. No dejarse aconsejar por profesionales

Es un error obvio pero frecuente. Antes de abrir cualquier tipo de negocio es necesario asesorarse convenientemente de los diferentes aspectos que conllevará nuestra actividad, sobre todo si no tenemos experiencia previa en el sector. Los consejos profesionales nos serán de gran ayuda para saber si nuestro negocio tiene posibilidades y prever qué problemas nos podemos encontrar durante la actividad del mismo.