4 consejos para ahorrar en proveedores

ahorroLos proveedores son una parte básica de cualquier empresa. Es necesaria su existencia ya que son los que suministran a nuestros establecimientos las diferentes materias primas que posteriormente utilizaremos y serviremos a nuestros clientes. El coste de facturación de estos proveedores suele oscilar entre un 50 y un 80%.

El ahorro en los proveedores puede ser una causa significativa de ahorro en el global, además de ser más rápido, efectivo y menos desequilibrante para la empresa que el despido de algunos empleados. Se calcula que un 5% de ahorro en los costes que nos proporcionan los proveedores supondrá que nuestros beneficios crezcan en torno a un 30%.

A continuación os mostramos una serie de pequeños consejos que pueden ayudar a reducir costes en este apartado tan relevante para la empresa.

negociacion1. Es necesario buscar, valorar y estar en constante negociación con nuestros proveedores si queremos que nuestros costes se vean reducidos. Pregúntate cuándo fue la última vez que comparaste precios. Si rastreamos el mercado nos daremos cuenta que existen empresas que ofrecen los mismos servicios que estamos contratando pero con un coste menos. Esto puede deberse simplemente a que esas empresas cuenten con unas infraestructuras de comunicación mayores o que operen con gran número de establecimientos. Si encuentras algo mejor habla con tu proveedor e intenta renegociar.

Pese a que supone un ahorro de costes, siempre es difícil cambiar determinado género, y más en cuestión de productos alimenticios.

 

carrito

2. Compra lo que necesites y no lo que te venden

Es necesario que crees tu propia estructura financiera y decidas si te conviene pagar en 30,60 o 90 días.

Tú eres el que paga y por lo tanto busca una empresa que se adapte a ti y no al revés.

 

 

contrato3. Realiza contratos cortos con empresas que ofrezcan los productos más ofertados. En un mercado tan competitivo pronto la lucha de precios hará que tus costes estén por encima de lo que otros establecimientos están pagando.

En el caso de los productos menos ofertados y por lo tanto más difíciles de adquirir es aconsejable establecer compromisos largos. De esta manera se podrá negociar unos precios más al asegurar el proveedor a un cliente por un largo periodo de tiempo.

 

calidad

 

4. Recuerda que el contrato ideal no es el que más te cobra. Exige por lo que pagas, ya que una buena calidad de la materia prima será representativa de la calidad que puede ofrecer tu negocio.

Recuerda tener definidas y estudiadas las especificaciones de cada proveedor, es decir su nivel de servicio, su forma de entrega, la financiación que ofrece y las facilidades administrativas.