4 motivos para implantar el comercio justo en tu establecimiento

El comercio justo cada día es más asimilado por la sociedad. Pese a ser España uno de los consumidores con el gasto más bajo en este sector, lo cierto es que en el 2013 se facturaron 31 millones de euros, una cifra un 10% superior a la del año anterior. Los datos del pasado 2014 todavía se desconocen, pero se espera un crecimiento exponencial. Una maniobra en este sentido, ya no solo comercial, sino también de conciencia social, puede suponer un aumento de tu clientela y un aspecto diferenciador que cubra un nicho de mercado en tu sector de influencia. En estas líneas te contamos los motivos por los cuales puede ser interesante para tu establecimiento el uso de productos de comercio justo.¡

agricultor1. La conciencia social está cambiando. Las personas cada vez son más empáticas y buscan productos en los que no se explote al productor.

Pese a ofrecer un precio más elevado, la gente es consciente de que está pagando la cantidad justa por el bien adquirido, por lo que en muchas ocasiones el tener una oferta que implique este tipo de alimentos puede suponer un aumento considerable de la clientela.

 

cosecha2. Cada vez más establecimientos hosteleros se están sumando a esta medida. Debes tener en cuenta que lo que hoy puede ser una forma de reclutar clientes, en un futuro puede suponer una obligación si no se quieres perderlos. De los 31 millones de euros que se facturaron relacionados con el sector en el 2013, el 38% se obtuvo del sector hostelero. Se espera una progresión mayor a medida que pase el tiempo y el mensaje vaya calando en la sociedad, por lo que aprovechar el momento tanto para ayudar a que exista un comercio justo como para diferenciarte de la competencia puede ser esencial.

cafe3. Las facilidades son máximas. Cualquier establecimiento puede sumarse a esta medida, ya que productos como café, azúcar o cacao son los más comercializados con esta práctica.

Además, no es necesario un cambio radical. La inclusión de este tipo de alimentos de forma paulatina, de ayudará a darte cuenta por ti mismo del buen funcionamiento de esta práctica.

 

 

pulgar4. La calidad se paga. Esta máxima es conocida por todo el mundo, y lo cierto es que los consumidores están dispuestos a pagar un precio más elevado si el producto que adquieren es de mayor calidad.

Con el comercio justo no solo lograrás ayudar a miles de personas explotadas, sino que además ofrecerás a tus clientes una calidad en tu materia prima con la que otros establecimientos no podrán competir.