5 ideas para montar las mesas en Navidad

La mayoría de las reuniones o celebraciones que hacemos en Navidad con nuestros seres queridos se llevan a cabo alrededor de la mesa. Juntarse para comer o cenar se hace frecuente en estas fechas en las que salir de casa parece que cuesta menos. De alguna manera, la Navidad se impregna en cada uno de nosotros y queremos vivir estos días como tal.

La hostelería debe estar preparada y ultimar todos los detalles para que los clientes se sientan como en casa. Uno de los aspectos a cuidar es la decoración. Decoración externa, interna y de la propia mesa en la que los comensales pasarán todo el tiempo.

En la mesa podemos incluir numerosos adornos u objetos de temática navideña que acompañen a los utensilios. Guardando siempre la máxima de no entorpecer al comensal mientras disfruta de la comida, podemos añadir coloridos centros de mesa y distribuir velas navideñas por la mesa. En cuanto a la mantelería, además existe mucha oferta en estas fechas con temática de Navidad.

Intensity Zen

Intensity Zen

1. Tradicional

Sin mucha ornamentación. A pesar de las fechas, muchos restaurantes prefieren no interferir mucho en su estilo, sobre todo, en cuanto a la mesa se refiere. Si la propia organización y decoración del restaurante y sus mesas ya contribuye a crear una atmósfera cálida y hogareña, los detalles a incluir durante las fechas navideñas podrían no ser tan necesarios o, al menos, no para modificar las mesas.

2. Colores de Santa Claus

Todavía parece no saberse con seguridad cuál es el origen de la estrecha relación entre los colores blanco-rojo con la Navidad. Sin embargo, está tan arraigado que ni siquiera dudamos de ello. Utilizar ambos colores es, pues, una de las posibilidades para darle a nuestra mesa el toque navideño que buscamos.

Con la cristalería y la cubertería es más difícil, así que nos quedan los platos, las servilletas y los manteles para crear la coloración que estamos buscando. Podemos explotar el potente blanco con el que cuentan la mayoría de las vajillas y adquirir servilletas rojas para el contraste. Incluso, podríamos apostar por bajoplatos rojos para que el contraste sea todavía mayor. Una apuesta segura.

3. Dorado y plata

El dorado y el plateado son también colores recurrentes durante la Navidad. Se suelen emplear para adornar el árbol de Navidad y otra variedad del mobiliario. En la mesa las posibilidades son variadas. Los cubiertos en este caso ya suelen tener un color metálico. Las servilletas son, de nuevo, el objeto que tendremos que modificar en función del aspecto que le queramos dar al conjunto. servilleta

El dorado y el plateado, además, son colores que aportan luz y conjugan muy bien entre ellos y con los demás. Es preferible también que no se abuse demasiado. Ser comedidos pues son colores muy potentes y podrían llegar a generar un sentimiento de agobio.

El dorado puede acompañarse en una mesa de otros elementos en tonos beige, marrón y blanco. Por su parte, si lo que prefieres es darle un color metálico a tu mesa, utiliza un mantel oscuro y un menaje blanco junto con otros utensilios plateados.

En cuanto a los colores, el verde y el azul también son muy utilizados durante estas fechas debido a su versatilidad y al toque natural que aporta en la atmósfera.

4. Mantelería

mantel

El mantel es posiblemente el elemento más importante de la mesa. Al fin y al cabo, suele cobrar el protagonismo de la mesa. El resto de los elementos que pondremos sobre él deben estar cuidadosamente escogidos. Como hemos comentado anteriormente, el color del mantel puede escogerse en función del efecto que queramos conseguir y el color de los demás utensilios. Sin embargo, existe la opción de adquirir manteles con temática navideña.

De nuevo, hay una gran variedad que incluirán o no dibujos decorativos como renos, Papa Noel, muñecos de nieve… o, por el contrario prefiramos aquellos que simplemente se caracterizan por adornos lineales con formas definidas pero sin llegar a ser un dibujo identificable. Éstos últimos suelen ser muy elegantes.

5. Adornos

Como decoración de la mesa podemos optar por las velas. Distribuirlas por la mesa de manera proporcional y con colores plateados, dorados o rojos. Sea como fuere, todas del mismo color. También se pueden colocar centros de mesa –uno o dos, como máximo- que rodeen los vasos de la vela. Se suele utilizar una especie de guirnalda o pequeña corona navideña de color verde.

En definitiva, decorar la mesa de nuestro restaurante debe salir de una idea bien pensada para que cumpla con el objetivo de hacer la velada más acogedora sin el riesgo de que los comensales se puedan llegar a sentir incómodos o incluso puedan verse entorpecidos por elementos decorativos superfluos.