7 Pasos para montar un negocio de hostelería

El sector de la hostelería es uno de los más prolijos de nuestro país, pero es cierto que establecer un negocio hostelero (y más hoy en día) no es una tarea fácil. Nos puede cegar nuestro afán de conseguir ‘dinero fácil’ y olvidarnos del esfuerzo y decisiones bien recapacitadas que hay detrás y que, llevadas a cabo sin una reflexión y análisis previo de cómo queremos que sea nuestro negocio, pueden suponer el fracaso del mismo.

Por eso, y porque cada vez son más las personas emprendedoras que deciden poner en marcha negocios de hostelería tratando de diferenciarse con lo que ya existe en el mercado, os dejamos este recopilatorio que hemos preparado con los siete pasos más importantes a tener en cuenta al lanzar un negocio de restauración:

tapas

      1. En primer lugar debemos decidir qué tipo de establecimiento vamos a ofrecer a nuestro público. Debemos borrar la idea preconcebida de que montar algo con precios baratos no tiene futuro y que establecer unos precios caros es un desperdicio al no tener un margen de beneficio tan elevado respecto al riesgo que correremos. Todo negocio con una buena gestión y un buen marketing tiene cabida.
      2. Posteriormente, debemos decantarnos por empezar de cero o por conseguir el traspaso de un negocio que ya esté en funcionamiento. Debemos tener cuidado en este segundo caso del estado de la licencia y preguntarnos por qué ese bar se traspasa. En cualquier caso es necesario realizar un estudio de mercado previo, definir nuestro público objetivo y no precipitarnos a la hora de tomar decisiones.
      3. Una vez contemos con la idea, la zona idónea y el local adecuado debemos establecer unas pautas básicas a nuestro funcionamiento de cocina. Hayamos decidido montar un bar de tapas, un restaurante o un establecimiento con oferta gastronómica reducida, siempre debemos tener en cuenta que este será un factor diferencial para fidelizar a nuestra clientela. Debemos ser constantes en la calidad y la cantidad, tener ambición por mejorar nuestros productos, escuchar a nuestros clientes y aprovechar las oportunidades del entorno.

cerveza2

      1. Debemos de ser conscientes que todo negocio necesita un seguimiento, y que este debe ser más estricto en sus primeros meses. Necesitamos ser constantes, disciplinados y poner gran esfuerzo en nuestro trabajo. Es necesario controlar todos los gastos, desde la luz y el agua al stock que acumulamos. Debemos pensar en qué invertir nuestro dinero y no ahorrarlo de cosas que puedan ser estrictamente necesarias para el control económico, como por ejemplo una TPV.
      2. Tenemos que buscar un buen proveedor. Aunque parezca que la diferencia entre uno y otro es mínima, a la larga este pequeño sobrecoste supone una cantidad muy elevada. Por lo tanto, nunca debemos dejar de estar al tanto de nuevas empresas que puedan ofrecernos unas condiciones mejores. Revisa los albaranes, los productos son tu materia prima y por lo tanto siempre deben estar el número solicitado y en condiciones óptimas.

menu

  • Revisa de cerca todo tu negocio, pero no descuides las funciones de gestor y gerente. Un control financiero despreocupado, sumado a una estrategia de marketing errónea o poco elaborada, puede suponernos un coste económico mucho mayor que la contratación de personal cualificado para tareas que realizamos y que no nos corresponderían.
  • Por último, procura diferenciarte de tus competidores, promociónate, adopta desde el inicio una estrategia de marketing que se adecúe a tu público objetivo y mantente cerca del cliente. Diferencia las promociones de los hábitos y nos las conviertas en malas costumbres. Haz que vengan por ellas pero no que se vayan si estas no están.