Cómo aprovechar las navidades para facturar más en tu negocio

Esta fecha debe estar señalada en rojo en todo calendario de hostelería. Por inercia, cada restaurante suele ver incrementada su facturación respecto a otras épocas del año. La razón es simple, los ciudadanos están más dispuestos a salir a la calle a celebrar o reunirse con sus familiares y amigos. Un tiempo en el que también permiten darse algún capricho gastronómico debido, entre otras cosas, a la paga extra Navidad que muchos reciben y el espíritu navideño que a todos invade.

Pero la inercia no lo es todo, ni mucho menos. El inmovilismo es uno de los peores enemigos de cualquier negocio, también de la hostelería. Pero mucho más grave es hacerlo durante fechas como la Navidad. El aumento de mesas ocupadas también viene acompañado de un incremento del gasto medio por persona. Este año, además, una vez que ha pasado lo peor de la crisis económica, se hace patente una leve mejoría en el nivel medio de vida de muchos ciudadanos. Por tanto, el incremento antes citado supondrá un poco más de lo experimentado años atrás.

Intensity Zephyr

Intensity Zephyr


Alternativa real

Es un momento para hacerse valer y reivindicarse frente a tus competidores. La clave es ver la Navidad como trampolín y no como fin último de nuestra estrategia. Es un medio, un momento en el que aprovechar el tirón de la demanda para hacernos un nombre en el mercado y conseguir fidelizar al cliente a posteriori.

Nuestra estrategia debe estar orientada no a que nos “prueben”, sino a que el cliente vuelva. Se trata del mejor indicador que podemos tener en nuestro negocio. Para ello es necesario tener en cuenta diferentes variables que aúnan el objetivo común de mejorar.

Innovación

Son pocos los locales que se permiten el lujo de permanecer con la misma oferta durante un largo periodo de tiempo cosechando el mismo éxito. La expresión de “reinventarse o morir” también se puede aplicar en el mundo de la hostelería. Aprovechando la mayor afluencia de clientes podemos ofrecer nuevos platos de calidad. Innovar en la cocina, al fin y al cabo, atendiendo al histórico de nuestra carta para tener una idea de qué es lo que más y lo que menos suele gustar al cliente.restaurante camarero

Pero la innovación no tiene por qué llegar solo de la cocina. La mayor visibilidad a la que se va a exponer tu negocio durante estos días obliga a contar con un menaje impoluto y un mobiliario decente. Ambos aspectos contribuyen a formar la impresión que guardará el cliente de nuestro local. Todos estos objetos causan, en función de su estado, cierta comodidad o incomodidad en los comensales.

Servicio

La importancia de este asunto es tal que merece un apartado aparte. El servicio contribuye –incluso más que el plato- a la imagen que proyectará tu restaurante. Aunque resulte paradójico, es probable que para facturar más tengamos que contratar personal. Sea como fuere, todo nuestro personal de servicio debe estar concienciado y preparado para unos días de intenso trabajo.

Sobra comentar la importancia de la educación y el respeto que deben mostrar todos los integrantes del servicio por y para los clientes. Actitudes básicas pero muy influenciables en la forja de las opiniones de los mismos. No olvidemos que hay personas que podrían volver si nuestro servicio ha sido bueno, pero nunca volverán si se les ha faltado al respeto. deco

Adaptación

Adaptarse significa seguir la línea general que marca la Navidad –en este caso-. Debemos acercarnos a los clientes y mostrarles que nosotros también nos hemos invadido por un espíritu navideño que nos empuja a celebrarlo con ellos. Esta adaptación temporal debería comenzar por ambientar el propio local mediante adornos navideños. Tanto en el interior como en el exterior, a modo de reclamo. Cada negocio tiene un estilo que debe conjugar con los distintos objetos de Navidad que pueden distribuirse por el espacio para hacer de él un lugar más cálido y acogedor.

Otro punto de la adaptación, y en línea con la innovación, es la inclusión en nuestra carta de nuevas recetas o platos tradicionales inspirados en la tradición navideña. De esta manera ofreces a tus clientes un producto temporal, dejas abierta la posibilidad de que tu menú pueda sufrir variaciones en función de la época, lo que puede llevar a fidelizar a los clientes y, por ende, a un aumento de la facturación.