Cómo decorar tu bar o restaurante en Navidad

La decoración y su efecto en el ambiente es uno de los aspectos que empuja a los clientes a decidirse por una opción u otra. El propio local influye mucho en su comodidad o incomodidad. De nuevo aquí entra en juego el gusto personal de cada uno y el estilo o estilos con los que comulga. Durante la Navidad, la demanda en hostelería crece, pero también lo hacen las exigencias de los clientes.

Aprovechar la campaña de Navidad es ir acorde al espíritu que inspira a la clientela. Pocos saldrían a cenar a un sitio que ni siquiera se ha contagiado de dicho espíritu. Hay toda una estrategia de marketing a seguir. No existe una norma escrita a seguir sobre cómo decorar tu negocio. Sin embargo, ciertos elementos se tornan casi de obligado cumplimiento para conseguir ese ambiente cálido en el que todos –clientes y personal- se sientan como en casa.

Cuidado con la ostentación

 

Muchas veces, ante el temor de quedarnos cortos con la decoración pecamos por el otro lado. Es decir, acumulamos tal cantidad de adornos y luces que derivamos en un ambiente agobiante. Esta sensación es una consecuencia común ante un escenario ostentoso. Debemos ser capaces de encontrar un punto intermedio.

Colocar objetos por colocar no da buenos resultados. Se ve claramente qué restaurante ha prestado atención a estos detalles y cuáles no. De alguna manera estamos dando una imagen de fidelidad o no con el espíritu que impregna estas fechas. Además, tanta ostentación puede incluso entorpecer la tarea de aquellos que están trabajando. No olvidemos que los adornos, sean de la naturaleza que sean, aumentan el riesgo de accidente laboral.

Pon color a tu local

 

Es un detalle importante. Bastante frío hace en la calle como para que dentro el ambiente sea gris y oscuro. Los colores vivos aportan ánimo y contribuyen a un ambiente cálido y familiar. Siendo no pocos el número de colores vivos que hay en el catálogo, unos pocos son reconocidos y ligados directamente a la Navidad. A saber: rojo, verde, blanco, dorado y plateado. Se trata solo de una lista orientativa. Por supuesto, respecto al color del adorno navideño caben muchas más posibilidades.escaparate Navidad

El escaparate es el primer reclamo

 

Desde el escaparate hacemos la primera llamada al cliente. El transeúnte se quedará, a primera vista, con una idea de cómo se vive la Navidad dentro de cada local. Si es atractivo, el cliente podría venir; si no lo es, seguramente no lo hará. Así de simple. Es, por tanto, el primer lugar al que dirigir nuestros esfuerzos a la hora de decorar.

Una idea común que suele funcionar es la de poner guirnaldas con o sin luces u otros adornos rodeando la puerta –por encima, que no moleste la entrada de la gente- y en lo alto también de las cristaleras del escaparate –si nuestro local dispone de ellas-. Las luces también es un elemento llamativo y propio de la Navidad. Respecto a otros elementos, como un pequeño árbol de Navidad, pueden quedar muy bien. Dependerá del espacio también con el que contemos en la calle.

Adornos de interior

 

La decoración del interior de nuestro local es más personal, pero los adornos son los mismos. Debemos colocar los nuevos objetos sin romper el esquema de estilo que tiene nuestro bar o restaurante. Los adornos navideños añaden, no suplen. Como hemos comentado antes, éstos tendrán que estar dispuestos de manera que no entorpezcan la actividad lo más mínimo.

Para llevar a cabo la tarea podemos añadir los adornos a objetos de decoración que tengamos distribuidos por el local como cuadros, plantas, estanterías, o escaleras si las hubiera. De nuevo las guirnaldas, de color verde o rojo, son muy utilizadas es este aspecto.

Otros estantes pueden albergar pequeñas figuras relacionadas con la Navidad como renos, muñecos de nieve, duendes o muñecos de Papa Noel. Para las paredes, puedes optar por la tradicional corona navideña de color verde o adornada con un lazo rojo, dorado o plateado.Corona Navidad

El árbol de Navidad es casi una obligación. Puede colocarse en el interior o exterior dependiendo del tamaño que tenga y el espacio que disponemos en nuestro local. Se trata de un arma de doble filo. Una vez puesto debemos adornarlo bien. Una pobre decoración del mismo podría causar un efecto opuesto al que buscamos. Estrellas de cinco puntas, luces blancas o de colores, bolas con purpurina… son los elementos a mezclar cuando preparemos nuestro árbol.

Pon la mesa a punto

 

Para la mesa también podemos incluir numerosos adornos u objetos de temática navideña que acompañen a los utensilios. Guardando siempre la máxima de no entorpecer al comensal mientras disfruta de la comida, podemos añadir coloridos centros de mesa y distribuir velas navideñas por la mesa. En cuanto a la mantelería, además existe mucha oferta en estas fechas con temática de Navidad.

Ambiente

 

El objeto físico no es el único a tener en cuenta. Al cuidar el ambiente, la música se convierte en un elemento imprescindible. Una música a un volumen moderado, relajante y ritmos no muy altos ayudan a crear la atmósfera perfecta para una cena en familia o amigos. Hoy en día existe además un enorme listado de música con temática navideña de este estilo. Más allá de los tradicionales villancicos navideños que escuchábamos de pequeños.