Cómo elaborar la carta de tu restaurante

Una buena parte del éxito de nuestro negocio de hostelería depende del menú que ofrecemos. Elaborar la carta de un restaurante es un proceso complejo y minucioso, en el que hay que tener en cuenta diferentes factores para conseguir que el menú que daremos a nuestros clientes sea atractivo para ellos y al mismo tiempo nos deje la rentabilidad que buscamos en nuestro restaurante. restaurante-

Establecemos 6 pasos para conseguir que la carta de tu local de hostelería sea todo un éxito y que se ajuste a los objetivos que persigues en tu negocio:

  1. Planteamiento inicial

¿Qué objetivos pretendes conseguir con tu restaurante? En la carta vienen implícitos otros muchos aspectos como tipología de nuestro negocio, tipo de comida que servimos, nivel de precios, etc. Hay que tener muy en cuenta nuestro tipo de cliente actual, a quién nos dirigimos y a qué segmento de consumidores nos gustaría llegar en el caso en el que estemos pensando en un cambio de planteamiento.

delice_noirJuega un aspecto primordial la clase de comida que servimos y nuestra filosofía gastronómica. ¿A qué tipo de cliente, teniendo en cuenta su nivel adquisitivo, nos dirigimos? ¿Sigue nuestra carta una coherencia en cuanto a oferta de los platos? Es fundamental que la carta guarde relación con el tipo de local que tenemos, su decoración y nombre, tipo de comida, etc.

  1. Estudio de la competencia

Es uno de los primeros pasos que debemos dar. Conocer qué ofrece nuestra competencia, su nivel de calidad, tipo de comida y, por supuesto, los precios que tienen los platos de su carta. ¿Ofrece algún tipo de promoción, oferta o menú especial? Deberemos fijarnos también en el diseño de su minuta. Conocer bien a la competencia nos ayudará a saber dónde está nuestro local en relación con otros restaurantes de su entorno, qué podemos mejorar, a qué tipo de cliente nos podríamos dirigir, etc.

  1. Limitaciones operacionales

A la hora de diseñar muestra carta, debemos tener en cuenta nuestras propias limitaciones. Por un lado, conviene revisar las características físicas y técnicas del local y nuestra cocina, y por otro, las cualidades y la cantidad de personal que disponemos tanto en cocina como en sala. Esto nos ayudará a ser realistas en el diseño de nuestra carta, teniendo en cuenta nuestras propias limitaciones operacionales.

  1. Costes y fijación de precios

¿Qué coste tiene cada plato para nuestro negocio? Resulta fundamental realizar el cálculo para cada uno de los platos que vamos a ofrecer para poder fijar un precio adecuado. Aquí entran en juego también los precios de nuestra competencia, que sin duda influirán en el que fijemos nosotros en nuesblank-menu-tro menú.

  1. El diseño de la carta de restaurante

Dicen que la comida entra por los ojos, y la minuta no va a ser una excepción. El diseño de la carta, cómo está estructurada, si incluye o no algún tipo de imagen… son aspectos que dicen mucho de nuestro negocio. Por ello, recomendamos que el diseño sea realizado por un profesional para conseguir una carta atractiva y de calidad. Igualmente hay que tener en cuenta los detalles, de forma que las minutas deben conservar siempre un aspecto limpio y ser sustituidas cuando se rompan o deterioren.

  1. Renovación de la carta de restaurante

La renovación de la carta de un local de hostelería varía en función del tipo de negocio, pero lo habitual es hacerlo al menos una vez al año (después del nuevo IPC de cada año, o si existe variación del tipo de IVA), o bien cuatro veces al año coincidiendo con el cambio de estación. Esto te permitirá adaptar la carta ofreciendo platos apetecibles para cada época del año.