Consejos y curiosidades sobre la cubertería

Todos sabemos la importancia que tiene la cubertería, ya que sin ella no se podría cortar y preparar los alimentos para ingerirlos. Pero en los últimos años, la cubertería ha ido ganando un lugar significativo en nuestras mesas ya que ella influye en la visión general de la comida e incluso en la profesionalidad del lugar.

Los elementos que componen la cubertería occidental son los tenedores, las cucharas y los cuchillos aunque, en la actualidad, también se pueden ver en nuestra cultura los palillos. Por lo general, la elaboración de los cubiertos se lleva a cabo a partir de materiales como el acero inoxidable, la plata, la alpaca o el plástico.

cuberteria-arcoroc

Pero, ¿sabías que hay estudios que demuestran que los comensales tienen una percepción diferente de la comida dependiendo del material del que están hechos los cubiertos? Se ha demostrado que los cubiertos de plástico se asocian a alimentos de consumo rápido y de menor calidad, mientras que la alta gastronomía y el lujo implica comer con cubiertos de plata o acero inoxidable. Es por eso que los cubiertos de ARCOROC están fabricados con altos estándares de calidad, en acero inoxidable 18/10, consiguiendo así una opción atractiva y adaptable a cualquier mesa.

Y tan importante como los materiales de los que están fabricados los cubiertos es la colocación en las mesas. Una buena presentación y una buena cubertería hacen que el comensal se sienta cómodo con la comida que le traerán a continuación. Es por ello que nunca se debe olvidar cómo va colocada la cubertería.

Los cubiertos se colocan de manera que las personas tengan que tomarlos de afuera hacia adentro. Para cualquier comida ordinaria, los cubiertos que deben ir en el lado derecho del comensal (en dirección hacia el plato) son: cuchara sopera, cuchillo para pescado, cuchillo para carne y cuchillo para mantequilla. En el lado contrario siempre estarán: el tenedor de pescado y ensalada y el tenedor de carne. Por último, en la parte superior del plato deberán colocarse, en direcciones opuestas, la cucharita y el tenedor de postre.

Teniendo siempre en cuenta estos detalles y usando una buena cubertería, los comensales siempre se irán contentos, además de satisfechos con la comida.