Copas Arcoroc Elegance

Una cena de trabajo, una celebración familiar o simplemente un motivo por el que reunirse es buena ocasión para disfrutar con las copas Arcoroc. Como cada viernes, la lista de reservas para cenar o comer aumenta, y se mantiene para un fin de semana de diversión, amistad y gastronomía. Da igual las personas que se sienten alrededor de la mesa, siempre existe un denominador común: el brindis.

En todos los círculos de un restaurante siempre hay alguien –el más intrépido- que decide pronunciar un brindis, unas pocas palabras o un emocionante discurso, lo importante es que el resto de los allí presentes alce sus copas como signo de aprobación y alegría. Es como un cumpleaños sin tarta, o como una cerveza sin espuma. Sin brindis, no hay cena.

Un hostelero debería tener en cuenta la importancia de la cristalería en la que va a servir el vino, el agua o el champán. ¿Hay algo mejor que complacer al máximo a tus clientes? Ofréceles todo cuanto sea posible con la colección de copas Arcoroc Elegance. Esta gama cuenta con una gran variedad de producto: copas normales de varias medidas y capacidad, copas flauta para la sidra o el cava, copas especiales para champán y vasos altos.
Las copas normales son perfectas para servir vino blanco, rosado o tinto. Existe gran variedad de medidas para este modelo. La capacidad máxima es de 31 centilitros y la mínima de 6,5. Las copas flauta tienen tres versiones: de 17, 13 o 10 centilitros.

El champán es la bebida perfecta para pedir deseos, soñar con nuevos proyectos y brindar en ocasiones especiales. Con la colección de la gama Elegance podrás servir esa bebida burbujeante que llena de ilusión las cenas de nochevieja y los aniversarios, hay 12 copas de 16 centilitros.

Si perteneces al mundo de la hostelería sabrás que no hay nada como servir un refresco de cola con hielo y una rodajita de limón. Sirve este, y cualquier otro refresco cuidando la presentación al máximo. Para ello están los vasos altos, también en varias medidas (desde los 34 hasta los 17 centilitros).
Y, recuerda, no importa lo que bebas y el vaso que elijas, sino que siempre brindes con los tuyos alrededor de la mesa de un restaurante