La importancia de una buena vajilla en un restaurante

La vajilla es la carta de presentación de un establecimiento, así que deberemos disponer de un modelo con el que nos sintamos cómodos. Aunque parezca un simple elemento más, esta va a ser nuestra mejor arma de diferenciación con la competencia. Nuestra vajilla debe ser acorde a nuestro negocio, debe ser representativa y en ocasiones incluso nuestra seña de identidad. A continuación os damos una serie de consejos que pueden ayudaros.

instagram1. El diseño lo es todo: El diseño es lo más importante que percibirá el cliente en cuanto a la vajilla. Es cierto que como hosteleros siempre valoramos otros aspectos como la calidad, la dureza o la resistencia a rayaduras, pero no debemos dejar de lado en ningún momento lo principal, debemos sorprender y cautivar al cliente. Una cosa no va reñida con la otra, así que decántate por una pieza que destaque en ambas facetas.

Un claro ejemplo de vajilla que cumple con todas estas características sería la vajilla Intensity Zephyr de Arcoroc.

 

2. No desentones: Es imprescindible contar con una vajilla completa. Como mínimo deberíamos poseer una vajilla que constara de platos hondos, llanos y de postre. Todo lo que no sea mantener una línea uniforme en cuanto al preparado, acabado o presentación de los alimentos puede dar una sensación de dejadez o desinterés que no nos conviene. Los clientes perciben los cambios y cualquier detalle puede suponer perderlos, así que no te arriesgues.vajilla

3. Color blanco: Aunque en principio existe gran libertad en este sentido, lo cierto es que se ha comprobado que el estilo clásico al final es el más efectivo. Según se ha demostrado, el blanco por lo general es el color más adecuado para la vajilla, aunque en determinadas ocasiones y según con que alimentos, el negro puede ser muy recurrente.

vajilla24. Forma redondeada: La forma redondeada es la más habitual, principalmente porque también es la más adecuada. Este tipo de formas obligan a centrar la mirada en el centro del plato, dotando a la comida de una mayor relevancia.

El uso de otro tipo de formas debe ser más utilizado en entrantes comunes o tapas individuales.

5. Tamaño medio: Los platos de grandes extensiones han pasado a mejor vida, un tamaño medio entre 26 y 30 centímetros es lo más adecuado.

Da mayor relevancia a los alimentos, pero sigue dejando el espacio adecuado para poder maniobrar en el plato.