Limpieza en un bar o restaurante

La higiene es un punto fundamental en la hostelería, y son muchos los establecimientos que relegan la limpieza a un segundo plano o incluso no logran pasar los rigurosos controles de sanidad a los que en numerosas ocasiones son sometidos.

Debemos prestar especial atención a la

alimentosHaz tu establecimiento más higiénico, ya que es muy importante la manipulación de los alimentos sin provocar ningún tipo de intoxicación o contaminación cruzada. Para ello, deberemos atender principalmente a tres fases.

  1. La protección, como puede ser controlar lo que suministran nuestros proveedores o mantener separados los productos crudos de los ya cocinados.
  2. La prevención, que deberemos llevarla a cabo en nuestro propio restaurante y dependerá de nosotros, como mantener los alimentos a las temperaturas adecuadas de conservación.
  3. La destrucción, que la realizaremos mediante el cocinado adecuado de los alimentos.

limpiezaOtro aspecto fundamental será la higiene personal, los hábitos y la salud del manipulador, a los que deberemos sumarles una adecuada y necesaria formación. Es necesario saber que el uso de una indumentaria no adecuada, el uso de joyas, anillos y otros objetos personales, así como fumar, mascar chicle o cocinar con heridas o vendajes está totalmente prohibido.

Si queremos evitar la aparición de hongos o bacterias en el local, será de suma importancia los materiales y la equipación hostelera. Por lo general, deben ser duros, resistentes a la corrosión dada la gran humedad, impermeables, para no transmitir las humedades, así como aislantes para poder mantener la temperatura adecuada en el interior. Recuerda que deben existir suficientes lavamanos y que los inodoros nunca deben comunicar con estancias en las que se manipulen alimentos.

contenedoresEn cuanto a la gestión residuos, debemos disponer de cubos de basura que cumplan con unas características que beneficien la higiene. El uso de cubos con tapas, la posibilidad de ser accionables por pedal, el utilizar las bolsas una sola vez y la limpieza y desinfección diaria de los mismos nos ayudarán a mejorar en este aspecto.

En lo referente a la limpieza general, deberemos utilizar los productos adecuados y no olvidar que antes de desinfectar en necesario limpiar. Debemos también realizar los procedimientos apropiados para no producir alteraciones o contaminaciones, así como también la frecuencia de realización de esta limpieza debe ser la correcta.

En definitiva, estos son solo algunas de las cosas básicas que hay que conocer para poder mantener nuestro establecimiento hostelero lo más limpio y saludable posible. Existen otras muchas otras, así que no lo dudes y compártelas con nosotros.