Premios Nacionales de Hostelería 2014

fehrEl Teatro Principal de Zaragoza fue ayer sede de la entrega de los VIII Premios Nacionales de Hostelería. La primera vez que este certamen se celebraba en Zaragoza fue todo un éxito y superó considerablemente las expectativas. La gastronomía acaparó todos los focos de la sociedad aragonesa en un encuentro de gran categoría.
Cerca de 350 personas ocuparon las butacas de un teatro que prácticamente completo su aforo. En la presentación, José María Rubia, presidente de la Federación Española de Hostelería, recordó a los allí presentes que estos galardones “representan a 300.000 restaurantes, bares, cafeterías… Empresas que dan trabajo a un millón y medio de personas y que tuvieron un volumen de ventas de 120.000 millones de euros en 2013”.

En total, 19 premios fueron repartidos a lo largo de la tarde en un evento que el presentador de Punto Radio, Jaume Segalés se encargó de dirigir. La primera gran ovación fue brindada al escultor turolense Pepe Alcañiz, el autor de la obra que sirvió de trofeo para los premiados.
El primero en recibir su galardón fue Juan Robles como Premio al Empresario Hostelero. El empresario ha convertido una bodega fundada junto a su padre en los años 50 en un amplio grupo, referente de la comida andaluza.
Tras él, Los Galayos, un emblemático establecimiento situado en la Plaza Mayor de Madrid recogía su Premio a la Empresa Hostelera por manos de Miguel Grande, su Director General.
A partir de estos, con mayor brevedad, fueron desfilando por el escenario, Abel Lusa, de cambio de Tercio Group, como la mejor empresa hostelera de origen español en el mundo, Raúl Cabrera, de la familia propietaria de Docamar, un veterano establecimiento madrileño muy concienciado con la responsabilidad social o la zaragozana Dfabula, que nació como una ONG de integración y recibe este premio por su compromiso con las personas con discapacidad. Autogrill, presente en más de 30 países, fue la galardonada por su constante compromiso con el medio ambiente.

Premios-FEHR-2014-galardonados

La innovación tecnológica se fue hasta Murcia, donde El Olivar, de la mano de Firo Vázquez ha sabido adaptarla a su carta. Por el compromiso con la calidad, recibió el premio la Casa Quiquet de Valencia y finalmente la Bodega el Riojano por su compromiso con la cultura.

Además se le entrego el premio José Luis Fernández Noriega a la concordia a Elena Allué, la Directora General de Turismo de Aragón, que cuenta con una gran estima por parte de los ciudadanos.
Antes de la conclusión, José María Rubia se hizo de nuevo con la palabra, y además de agradecer a todos los presentes su asistencia, felicitó una vez más a los galardonados, no sin antes mandar un mensaje a todos los profesionales del sector: «Estamos en un nuevo entorno; se acabó la crisis y el cliente ha cambiado, es más exigente, y los establecimientos tenemos que adaptarnos a esa mentalidad«.