Qué hacer para sobrevivir a la caída de septiembre en hostelería

La llegada de septiembre supone muchas veces un descenso en las ventas de los negocios hosteleros; no obstante, es la época perfecta para atraer y fidelizar clientes.

Septiembre es a la hostelería lo que el síndrome post vacacional al veraneante. Durante el verano los clientes desfilan por las barras de los bares, pueden salir a cenar cualquier día sin necesidad de que sea fin de semana, los contratos laborales crecen, los turistas llenan las habitaciones y el buen tiempo anima a consumir más. Con septiembre el cliente siente la pesadumbre de volver a trabajar y de apretar el cinturón por los excesos de las vacaciones y los gastos en material escolar. El sector hostelero se resiente y experimenta una caída a la que queremos ayudarte a superar en estos 5 pasos.

  1. REINVENTARSE. Atrás queda el verano y una nueva temporada comienza. Es la oportunidad perfecta para seguir mejorando y ofrecer al cliente servicios que hagan más satisfactoria su experiencia en el establecimiento, que las perciba como únicas. Wifi gratuito, reservas por internet, tickets para el parking si está en una zona donde es difícil aparcar… En el caso de aquellos establecimientos que cuenten con un enclave envidiable, podrían ofrecer servicios de guía turístico o actividades al aire libre adaptadas para todos los públicos. Todos aquellos servicios adicionales que te diferencian de la competencia y sean beneficiosos para el cliente, son una gran oportunidad para tu negocio.
  2. LA IDENTIDAD. El modelo de negocio en restauración es determinante hoy en día. Debes seguir definiendo la identidad del local temporada tras temporada para reforzarla a través de la oferta gastronómica, del público al que va dirigido o de la experiencia del cliente. Para ello, valora cuáles son aquellos productos que ofreces que más gustan a los clientes y si puedes mejorarlos. Los que no sean tan efectivos, ha llegado el momento de sustituirlos por otros innovadores y en tendencia. Una carta selecta para tu negocio, que no esté repleta de opciones, te ayudará a rentabilizar tus gastos al máximo. Siempre atendiendo a qué es lo que el consumidor busca cuando entra a tu local, es decir, si busca tradición no puedes ofrecerle modernidad e innovación. Analiza todos los aspectos internos y externos, si llevas tiempo queriendo cambiar, es posible que haya llegado el momento de darle un nuevo aire a la identidad de tu establecimiento.

 Qué hacer para sobrevivir a la caída de septiembre en hostelería

  1. ATENCIÓN AL CLIENTE. Es una de las ventajas de los establecimientos más pequeños, la gente aprecia la cercanía, la familiaridad y las recomendaciones de los empleados. Motiva a tu personal para que reciba siempre al cliente con una sonrisa, para que sea atento, para que ofrezca un trato personalizado y profesional. Es posible que un curso de formación sea necesario para refrescar y adaptarse a las nuevas tendencias, incluso en este aspecto, todo cambia. Además, debes esforzarte al máximo porque la calidad en el servicio sea excelente, es decir, cuidar la limpieza o la conservación de la decoración, por ejemplo.
  2. ESFUERZO EN FIDELIZACIÓN. Mantener a los clientes que ya tenemos cuesta mucho menos dinero que ganar nuevos. Por eso, esta nueva temporada debes poner en marcha técnicas de fidelización para convertir en habituales a tus clientes más fieles. ¿Cómo? A través de herramientas que indiquen al cliente que te importa. Por ejemplo, una base de datos permitirá tener un trato más personalizado con el cliente para poder felicitarle su cumpleaños o fechas especiales, para ofrecerle promociones especiales y para informarle sobre nuevos servicios y productos que puedan interesarle. Una técnica muy habitual e indiscutiblemente efectiva, son las tarjetas de fidelización donde los clientes pueden acumular puntos por sus visitas y obtener precios especiales. Además, se pueden organizar eventos especiales para los clientes más fieles como fiestas temáticas donde se realicen originales concursos, regalos y descuentos especiales. Para que estas técnicas sean efectivas, es necesario que conozcamos bien los gustos de cada uno de los consumidores para que las acciones sean percibidas como un guiño personal.
  3. NUEVOS CANALES DE COMUNICACIÓN. Consiste en implantar herramientas y estrategias para promocionar el establecimiento entre los clientes, lo que les tendrá al tanto de todo lo que ocurre en su local favorito. Las nuevas tecnologías ofrecen la oportunidad de mantener el contacto por un coste menor que los medios tradicionales. La tecnología móvil permite estar localizable y, por ejemplo, enviar ofertas al cliente que al pasar cerca del establecimiento recibirá una alerta. Con el correo electrónico recibirás reservas, preguntas, opiniones y dudas. Las redes sociales y la página web son el medio con mayor difusión y mayores opciones de dirigir el mensaje al cliente que te interesa para informarle sobre nuevos servicios o productos y para reservas online. Si tienes un blog, te acercarás más al cliente. El patrocinio y la búsqueda de partners o empresas colaboradoras pueden ayudarte a ganar visibilidad al nivel que desees.

Nuevos canales de comunicación

Todos los esfuerzos acometidos deben ser valorados previa y posteriormente y, de esta manera, evaluar los efectos y el impacto que producen. Preguntar a tus clientes qué es lo que más les ha gustado o qué lo que no, puede ayudar a hacerte una idea, especialmente para anticiparte y cambiar a tiempo. El cliente es tu mayor valor, te dará toda la información que necesitas para la toma de decisiones y mejorar siempre para satisfacerlo. Lo que pongas en marcha este mes de septiembre para superar la caída en las ventas, verá sus resultados más temprano que tarde.