Tendencia: espacios gastronómicos

Mercados, cines, centros comerciales… actualmente podemos encontrar espacios gastronómicos en lugares inusuales con una oferta gastronómica variada que deja un buen sabor de boca.

 Espacios gastro, mercados gourmet, gastro-espacios… La reinvención de los mercados de abastos tradicionales o de edificios históricos en desuso, ha llegado a la cultura española como una fórmula de éxito entre los clientes. Los clásicos puestos de verdura, fruta, carne y pescado han sido sustituidos por establecimientos hosteleros con una amplia variedad de platos y sabores de todo el mundo manteniendo su esencia original. Muchos se convierten incluso en un atractivo turístico de la zona.

Es España, se trata de una tendencia que no para de crecer y parece no detenerse. En estos espacios se conjugan la gastronomía, el ocio y la cultura. Se puede disfrutar en estos espacios de show cooking en vivo, de demostraciones de cualquier índole o de exposiciones. Normalmente, los horarios comerciales son amplios para poder disfrutar de este espacio en cualquier momento del día.

Algunos ofrecen la posibilidad de realizar la compra del día de productos frescos y de temporada además de consumir, en otros puedes elegir los alimentos con los que quieres que se prepare tu comida y otros, simplemente, adquieren ese concepto de zona común donde degustar los platos de los diferentes puestos que se disponen en el espacio.

Desde los símbolos de esta tendencia hasta los más novedosos que ya cuentan con gran número de adeptos, repasamos los mejores espacios gastronómicos españoles.

LOS MERCADOS DE MADRID

En un recorrido por de la capital, podemos comenzar en uno de los símbolos de este concepto: el archiconocido Mercado de San Miguel. Este espacio ha conseguido equilibrar con el paso del tiempo el espacio de compra de productos frescos como fruta o verdura y el de degustación gourmet.

Mercado de San Miguel en Madrid

Mercado de San Miguel en Madrid

Madrid alberga algunos de los espacios gastronómicos más famosos: el de San Ildefonso, con productos manufacturados; el de San Antón, dividido en la venta de productos frescos, degustación y terraza; y el de la Moncloa, coronado por un balcón con excelentes vistas.

Fuera de este concepto de mercado tradicional, encontramos Platea, un viejo cine reconvertido en un espacio de ocio gastronómico donde podemos encontrar una oferta económica con sabor de estrella Michelín.

GASTRONOMÍA Y OCIO EN ZARAGOZA

En corazón de Zaragoza, Puerta Cinegia Gastronómica se ha convertido en un año desde su apertura en la principal gastroteca de la ciudad. Con un Cesar Augusto de 10 metros de alto como testigo, los visitantes pueden degustar tradicionales croquetas, productos gallegos o Jamón de Teruel, entre otra gran oferta gastronómica disponible en 17 puestos y una majestuosa barra de cerveza.

Puerta Cinegia Gastronómica

Puerta Cinegia Gastronómica

Unos metros más arriba, encontramos el espacio multifood  Plaza Goya, donde se puede degustar sabores tradicionales, marinos, orientales, cócteles y combinados de lo más atractivos para cualquier momento del día.

BARCELONA TRADICIONAL Y MODERNA

Históricamente, como en Madrid, existen en la ciudad condal espacios que han pasado a ser las joyas de la corona en lo que a espacios gastronómicos se refiere. La Boqueria, el parque temático de la comida donde puedes encontrar casi de todo en sus 250 paradas en puestos de alimentación y bares.

La Boqueria Barcelona

En un espacio de excepción en la ciudad, nos topamos con el espectacular multiespacio gastronómico El Nacional dividido en cuatro barras: cervezas, vinos, cócteles y ostras con cava; y cuatro restaurantes especializados: productos del mar, carnes, tapas y comida delicatesen para gente con prisas.

Además, dentro del centro comercial Glòries, ha nacido El Mercat donde encontramos las paradas de alimentos frescos y 20 establecimientos culinarios.

CUNAS GASTRONÓMICAS VALENCIANAS

En Valencia encontramos el Mercado de Colón, que en 2016 se hace centenario, un antiguo mercado de abastos donde puedes encontrar productos frescos y donde tienen gran presencia los alimentos sanos, de fusión y ecológicos mientras disfrutas de una horchata, unas tapas o una comida en un restaurante estrella Michelin. El relanzamiento que tuvo lugar en el 2014, lo sitúa en el primer foco gastronómico de la ciudad.

Además, cabe destacar el Mercado Central donde la comida no se sirve en los puestos, pero si puedes probar degustaciones y llevarte el producto a casa.

ESPAÑA GASTRONÓMICA

El ocio y la cultura gastronómica construyen espacios gourmet por toda la geografía. Así, encontramos el Mercado de San Agustín en Toledo, el cual trata de impulsar y acercar el producto regional y local en cinco plantas en las que encontramos, entre otras: vinotecas, espacios gourmet, show-cooking, una terraza y un jardín vertical.

En la caseta más antigua de la feria de Córdoba, se sitúa el Mercado Victoria, un lugar donde disfrutar de los productos frescos de todo tipo y de las tentadoras ofertas gastronómicas de la cocina cordobesa, nacional y del mundo: gallega, vasca, italiana, japonesa o mexicana.

Mercado Victoria Córdoba

Mercado Victoria Córdoba

Sin salir de Andalucía, Sevilla es la sede de la Lonja del Barranco donde disfrutar de puestos de pescaíto frito, marisco, quesos, sushi, pizza, carne, arroz, dulce y mucho más en: talleres, cursos y demostraciones en vivo. En la ciudad andaluza también se encuentra el proyecto de expansión del Mercado de Triana, “los tomates se me ponen rojos cuando los miran a los ojos. Arte y salero para el mundo entero”.

Valladolid también cuenta con su espacio gastronómico en la Estación Gourmet. Más de 20 locales donde el vino y la comida se fusionan en: catas, show-cooking, degustaciones y actividades culturales para ciudadanos y viajeros.

El Olivar es la opción de gastroespacio en Palma, donde comprar los alimentos para ser cocinados en la segunda planta del mercado. Pescado, carne, fruta y verdura interconectados en un espacio gastronómico que cada día tras día va ganando más adeptos.

 

Se trata de espacios reconvertidos que preservan la esencia de cada ciudad a través del emplazamiento o del producto de la oferta gastronómica. La necesidad de reinventarse o de querer mantener vivos espacios tradicionales, ha llevado a la impulsión de proyectos comunes con nuevos canales de compra y otros servicios para ciudadanos y turistas, “aquí te pillo, aquí te como”.