Tres tendencias gastronómicas del futuro

Todo avanza en la sociedad y la cocina no se libra de este cambio. Las nuevas tendencias que llegarán en los próximos años se empiezan a vislumbrar y muchos de nosotros quizás todavía no estemos preparados. Para los visionarios, o para todos aquellos que quieran ir haciéndose una idea de lo que viene en gastronomía, os presentamos tres de las tendencias de futuro que comenzarán a abrirse hueco en este 2015.

insectosLos insectos: En muchos países asiáticos no verían esta tendencia como algo innovador, pero lo cierto es que poco a poco esta rama de la gastronomía, hasta ahora la más reticente para los europeos, parece que poco a poco va a ir entrando en nuestra alimentación.

Su riqueza de proteínas hace que de estos animales, la compañía EXO haya hecho barritas de proteínas, o que algunos supermercados holandés vayan a comenzar con la venta de insectos comestibles a partir de 2015. En la alta cocina, como en el Aphrodite suizo, ya incluyen en su carta algunos insectos como grillos o gusanos de harina, y es que la tendencia indica que cada vez se pedirá menos carne en los restaurantes.

batidosLos batidos: Siguiendo en la línea de lo anterior y la clara tendencia a lo vegetal, se espera que los batidos verdes elaborados con frutas, verduras o leches vegetales comiencen a despegar a nivel gastronómico a partir de los próximos años.

Cada vez son más las personas que introducen en su dieta diaria estos productos que, además de ser muy ricos en nutrientes, suponen un complemento ideal para las dietas bajas en grasas.

huertoProductos ecológicos: La inculcación de una alimentación sana, así como el constantemente crecimiento de preocuparnos por qué comemos y de dónde provienen estos alimentos, puede suponer una clara inclinación al consumo de productos puramente ecológicos o producidos por la tierra.

La proximidad de la recolección, así como los productos puramente autóctonos también aumentarán considerablemente su demanda en los próximos tiempos.

En definitiva, podemos ver una clara tendencia por una alimentación más saludable y adecuada a un estilo de vida en el que cuidar el cuerpo y mantenerlo sano se convertirá en la prioridad principal.

Esta nueva línea de alimentación ocupará una amplia cuota de mercado, y precisamente, estas nuevas tendencias influirán una doble función. Por un lado, darán la posibilidad de que se haga realidad, y por otro, tendrán la capacidad de atraer a un amplio número de personas que sin esta oferta jamás se plantearían su demanda.